CCIP | Florida 983 | Tel.: 4722 8901 / 4722 8902 / 4722 8903 | E-mail: info@ccipaysandu.com.uy

Crédito otorgado por bancos a familias aceleró aumento en 2014

Crédito otorgado por bancos a familias aceleró aumento en 2014

Financiamiento al consumo tuvo su mayor suba al menos en cinco años.

A pesar del menor crecimiento de la economía uruguaya y en particular, del gasto en consumo, el año pasado el volumen de créditos que el total del sistema bancario concedió a las familias tuvo el mayor dinamismo en al menos cinco años. Este mayor crecimiento se debió principalmente a los préstamos otorgados para el consumo que aceleraron con fuerza su expansión, mientras que el crédito para la compra de automóviles cayó fuertemente, en línea con la situación del mercado automotor.

El año pasado, el sistema bancario otorgó US$ 1.517 millones a las familias para su financiamiento. Del total de ese crédito, 79,4% se destinó para el consumo, mientras que 20,1% estuvo vinculado a la adquisición de viviendas y el resto para el sector automotor. Los datos fueron procesados por la Unidad de Análisis Económico de El Observador, en base a la información que publica mensualmente el Banco Central (BCU).

El total de créditos concedidos por el sistema bancario se expandió 16,7% medido en pesos constantes –descontando el efecto de la inflación– en comparación con los que otorgaron en 2013, siendo el mayor aumento desde por lo menos 2009, período a partir del cual se puede comparar los datos del BCU. En 2013 el aumento fue de 7,6%, mientras que en el año anterior la suba fue de 14,1%.

El financiamiento al consumo fue el principal impulsor de crecimiento del crédito a las familias. A pesar del enfriamiento de la economía en el tercer trimestre, las familias se comportaron de manera poco conservadora al momento de solicitar créditos para el consumo, con un aumento de 18,3% interanual en el volumen de financiamiento concedido. Esto se dio luego de un año de poco dinamismo. En 2013, el crecimiento fue de apenas 1,7% en pesos constantes.

Una referencia a tener en cuenta es la evolución del poder de compra de los trabajadores uruguayos, que en el último año creció 3%, muy por debajo de la expansión del crédito al consumo. Del mismo modo, los créditos otorgados para las viviendas crecieron por encima del salario real (12,2%), aunque con un menor impulso que en 2013, cuando alcanzaron un ritmo de expansión de 37,6%.

En tanto, los préstamos que el sistema bancario brindó a los hogares para la compra de un vehículo automotor cayó 21% en la medición interanual, siendo la primera disminución en los créditos concedidos a las familias para ese sector desde que hay datos disponibles.

Esta disminución se correspondió con la caída de 7,5% que tuvieron las ventas de automóviles cero kilómetro en el año a pesar de sufrir una baja en los precios de estos bienes medidos en dólares, de acuerdo con los datos publicados por la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU). De esta manera se dejó atrás los años de gran expansión de la venta de autos. Mientras que en 2013, los créditos a los hogares para este destino se expandieron 10,8% interanual, en 2012 y 2011 el crecimiento fue de 57,8% y 56,1%, respectivamente.

Por otro lado, a pesar del fortalecimiento del dólar el año pasado, de 13,4% en el promedio anual, la participación de los préstamos otorgados en esa divisa creció casi un punto porcentual respecto al año anterior, aunque el peso dentro del total del sistema bancario es mucho menor que el de los créditos concedidos en moneda nacional.

Mientras que en 2013 solamente el 9,3% de los créditos concedidos a las familias fueron en dólares, el año pasado la participación de la moneda estadounidense en el mercado del crédito a las familias uruguayas creció levemente, a 10,2% del total. Esta diferencia implicó un aumento de US$ 17,6 millones ya que el año pasado el sistema bancario otorgó préstamos a los hogares por US$ 154,9 millones, de los cuales buena parte (89,9%) se destinó para el consumo.

A su vez, se observó –como es de esperar– una fuerte dolarización en los créditos en que el destino fue la compra de automóviles. El 87,4% de los financiamientos para este rubro fue en moneda americana, seguido por el préstamo al consumo (11,6%) y la vivienda (2,9%).

Fuente: El Observador