CCIP | Florida 983 | Tel.: 4722 8901 / 4722 8902 / 4722 8903 | E-mail: info@ccipaysandu.com.uy

El cóctel que se entremezcla en la economía uruguaya y la jaquea

El cóctel que se entremezcla en la economía uruguaya y la jaquea

CRECIMIENTO MÁS LENTO PERO SIN RECESIÓN, COSTOS Y SOCIOS COMPLICADOS EN ÉL

Como en un cóctel, diferentes factores se entremezclan y llevan a una desaceleración en la actividad industrial y comercial. Una compleja relación con los socios del Mercosur, poca rentabilidad, caída de precio de los commodities, pérdida de competitividad, altos costos operativos, tipo de cambio, reclamos salariales y la sequía son los mayores aspectos negativos señalados por la industria, el agro y el comercio.

El Producto Interno Bruto (PIB) creció en 2014 respecto al año anterior, pero menos (ver gráfica) y se espera que este año se siga moderando. Por otro lado, nadie prevé una recesión como tiene hoy Brasil ni mucho menos una crisis.

“Está claro que no estamos en las mismas condiciones de los 10 años que pasaron; no son las mismas”, dijo a El País el presidente de la Cámara de Comercio y Servicios, Carlos Perera. En ese contexto, señaló que habrá que tener prudencia y el gobierno deberá ser “un poco más austero”. La última encuesta publicada por la Cámara de Comercio la semana pasada señaló que en el primer trimestre del año la actividad del sector registró un crecimiento menor respecto a 2014, en la mayoría de los rubros.

variacion-pib

“Vamos a tener un estrés, pero no una crisis como 2002”, indicó Perera. Además, señaló que el gobierno tendrá que trabajar en mejorar el déficit fiscal. Y en el actual escenario de crecimiento moderado, Perera expresó que tendrá que haber “calma en los pedidos de los obreros”, refiriéndose a reivindicaciones de aumentos en las remuneraciones en los próximos Consejos de Salarios.

La salida —temporaria quizás— de la ensambladora Chery (ver aparte) sumó un nuevo elemento de preocupación al sector industrial que ya vio cómo meses atrás la láctea Ecolat optó por irse del país.

El presidente de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Corallo dijo a El País que a la situación de Brasil —donde la devaluación más fuerte del real que del peso complicó la competitividad de los productos uruguayos— se suman las restricciones comerciales que plantea Argentina y la delicada actualidad de Venezuela que había sido una fuente de salida para bienes locales.

Además, añadió, de los altos costos operativos del país. “Está siendo un cóctel no muy bueno que nos está trayendo unas cuantas luces de alerta; hay que buscar urgente medidas proactivas”, expresó el presidente de los industriales.

Corallo dijo que ya hay muchas empresas en problemas. “El primer dato que tenemos son los balances de las compañías, que ya empiezan a mostrar prácticamente escasas utilidades”, afirmó el industrial. El primer efecto de esa poca rentabilidad es que se retraiga la intención de realizar nuevas inversiones, dijo.

“Ante esa poca utilidad, la empresa también puede disponer de menos personal y entonces puede aumentar la cantidad de empleados en el seguro de paro”, añadió.

“Tenemos el combustible y la energía más cara de la región. Creemos que el gobierno apunta a mejorar las empresas públicas; son medidas que tal vez se tendrían que haber tomado antes”, sostuvo Corallo. Por su parte, el presidente de la Asociación Rural, Ricardo Reilly, dijo a El País que en el agro se conjugan la caída de los precios de los commoditites, una estructura de costos altos y la situación climática (sequía) para conformar una situación que no es la mejor para el sector.

Reilly señaló que la perspectiva es que los precios de los commodities no se reviertan.

“Estamos asistiendo a un sinceramiento de la economía internacional donde, sin dudas, Uruguay se ve obligado a readecuar su estructura interna, los costos, para no perder competitividad y productividad”, afirmó el presidente de la ARU.

Para Reilly también es clave la inserción internacional. “Cuando los precios bajan quedan evidenciadas algunas falencias en materia de política internacional que habrá que revertir, porque para un país exportador es necesario mejorar las condiciones de acceso a otros mercados”, expresó.

Los consultados expresaron que hay contactos habituales entre las principales cámaras donde comparten las preocupaciones mencionadas. Incluso, esas mismas preocupaciones fueron transmitidas al presidente Tabaré Vázquez, en un encuentro que mantuvieron con él hace dos semanas.

Competitividad
Los mayores reclamos de los industriales se sustentan en la pérdida de competitividad de los productos locales. El economista Pablo Moya dijo a El País que frente a una inestabilidad de variación de precios fuerte como la que sufrió el tipo de cambio, las que soportan la situación son las empresas que apostaron a incluir valor agregado en sus producciones y a las inversiones.

Moya expresó que hay una necesidad también de diversificar los mercados. “Está el ejemplo de lo que le pasó a Chery. Esta industria tenía un único mercado; puede ser tan apetecible ese mercado como peligroso”, afirmó.

“Uruguay en términos de competitividad se ha encarecido y eso es un problema, pero el país ya ha tenido períodos más caros que la región y el resto del mundo. No se va a ganar competitividad con una devaluación abrupta”, sostuvo el economista. En ese sentido, Corallo expresó que la devaluación no es la única herramienta para mejorar la competitividad. “Hay que bajar el costo país”, indicó.

Autos y créditos
Otros sectores también se enlentecieron como respuesta a la moderación del crecimiento de la economía. Un consumo que crece menos, se refleja en algunas compras. Por ejemplo, la venta de vehículos 0 kilómetro bajó 5,3% en abril respecto al mismo mes del año pasado al totalizar 4.354 unidades, según datos divulgados por la Asociación del Comercio Automotor (ACAU).

A su vez, en abril de este año se verificó un descenso de 3% en comparación con diciembre de 2014 de los créditos bancarios otorgados al sector no financiero (familias y empresas). La caída también se verificó al compararlos con marzo donde allí fue de 2%.

En el Banco República (BROU) —que da un tercio de los créditos totales— también se registro una baja de 7,1% en abril frente a diciembre y de 5,8% en relación a marzo.

Datos de enlentecimiento
La actividad de la industria manufacturera, sin incluir la refinería de Ancap tuvo un aumento de 9,4% en marzo frente al mismo mes del año pasado. Sin embargo, si también se excluyen las ramas de actividad donde están incluidas Pepsi y las pasteras UPM y Montes del Plata, la variación registró un leve incremento de 0,8%.

Una encuesta realizada por la Cámara de Comercio sobre actividad correspondiente al primer trimestre del año, señaló que el 90% de las empresas de comercio y servicios entiende que es necesario realizar algunos ajustes. La posibilidad más manejada por los comerciantes fue la de frenar las inversiones, ante un escenario de crecimiento más moderado de la economía.

Una encuesta sobre confianza de los consumidores elaborada por Opción Consultores, verificó una moderación de las expectativas económicas en relación a 2014. Sobre la futura situación económica del país, un 47% de los encuestados señaló que mejorará. Allí se observó un descenso, ya que en la medición anterior de agosto del año pasado se había ubicado en 58%.

La venta de vehículos 0 kilómetro cerró el 2014 con un descenso de 7%. Si bien en el primer semestre se había observado una leve suba (+1%), durante la segunda parte del año la demanda mostró una desaceleración y la comercialización de vehículos nuevos totalizó finalmente 56.548 unidades. En marzo de este año, también se produjeron menos ventas.

Chery “solo suspendió” producción y “hace esfuerzos” para reabrir
El embajador de China en Uruguay, Yan Banghua expresó ayer que la armadora Chery ha detenido su producción de forma momentánea y trabajará para poder reactivarla.

“He leído recientes comentarios en los medios de comunicación sobre la situación de la empresa de Chery. Tras la averiguación (que realizamos), conocemos que en este momento solo se ha suspendido la línea de producción debido a las recientes trabas impuestas en los países vecinos a la importación de autos y la baja en las ventas en esta zona. Mientras que la importación del auto entero de marca Chery sigue sin problemas”, expresó durante una conferencia organizada por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM).

“En estos años, la empresa Chery ha prestado mucha atención a las inversiones en Uruguay y también ha contribuido al desarrollo económico. La empresa está haciendo esfuerzos, junto con sus socios locales para resolver este problema” añadió.

Por otra parte, al cierre de esta edición desde el gobierno aún no se había realizado una propuesta concreta a la empresa china. El director Nacional de Trabajo, Juan Castillo dijo a El País que si bien hay varias alternativas en estudio, todavía no hay nada elaborado.

Fuente: El País