CCIP | Florida 983 | Tel.: 4722 8901 / 4722 8902 / 4722 8903 | E-mail: info@ccipaysandu.com.uy

Facturación electrónica: proceso que es necesario controlar

Facturación electrónica: proceso que es necesario controlar

El proceso para implementar el régimen de documentación de operaciones mediante Comprobantes Fiscales Electrónicos (CFE) implica desafíos y oportunidades

Desde el año 2011, la DGI ha impulsado el proceso de modernización y simplificación del sistema de documentación, sustituyendo la documentación física por la electrónica.

Los actores que operan el nuevo sistema son: la DGI; el emisor electrónico que es aquel sujeto autorizado a emitir CFE; el receptor electrónico, que es quien se encuentra autorizado a recibir CFE; y el receptor no electrónico, que no se encuentra autorizado a operar bajo este sistema por lo que recibe una representación impresa del CFE.

El funcionamiento de la documentación de operaciones mediante CFE implica que la información que el emisor electrónico deberá informar a la DGI de cada operación a efectuar bajo este sistema previamente al envío del comprobante al receptor electrónico, al transporte de la mercadería o a la entrega de la representación impresa al receptor no electrónico.

A los efectos de acceder a la calidad de emisor electrónico se deberá contar, entre otros elementos, con un software apto para la emisión de CFE, así como con el hardware necesario para operar en el sistema y adaptar los procedimientos internos a esta nueva modalidad de documentación.
Por otra parte, existen ciertos procesos formales que deben cumplirse para poder verificar la condición de emisor electrónico.

Ingreso al sistema

Existen en la actualidad, dos formas de ingresar al régimen. Una de ellas es a través de la incorporación voluntaria por parte de la empresa y se realiza en cualquier momento. La otra forma de incorporación es preceptiva, es decir que la DGI notifica a las empresas su inclusión en el régimen estableciendo un plazo para realizar el ingreso.

En ambos casos, los sujetos deberán solicitar a través de la web de DGI un usuario de testing a los efectos de acceder y cumplir satisfactoriamente con las pruebas del sistema.
Dichas pruebas consisten en el envío de un mínimo de 50 documentos distintos por tipo de CFE. Para las empresas que se incorporen al sistema de forma preceptiva, el plazo para realizar estas pruebas será la fecha límite establecida por la DGI en la mencionada notificación.

Luego de cumplido dicho proceso de testing, la empresa se encuentra en condiciones de comenzar con las etapas de Postulación, Certificación y Resolución.

La Postulación consiste en el ingreso de un formulario solicitando la adhesión al sistema. A los efectos de confirmar la postulación, la DGI envía un mail con un código de confirmación, el cual deberá ser ingresado en la web de DGI en un plazo de 5 días hábiles y así dar paso a la etapa de Certificación.
El mencionado código brindará acceso al ambiente de homologación en la web a través del cual se deberán completar determinadas pruebas en un plazo máximo de 180 días.

Una vez que se haya finalizado satisfactoriamente dicha etapa, la DGI emitirá una resolución a través de la cual se notifica al postulante la autorización de operar como emisor electrónico, habilitándolo a comenzar a emitir CFE legalmente válidos.

La empresa por su parte dispondrá de un plazo de 4 meses para documentar sus operaciones exclusivamente mediante CFE.

¿Qué deben hacer las empresas?

A los efectos de enfrentar los desafíos que implica el proceso descrito anteriormente es que recomendamos realizar un diagnóstico de impacto en la implementación del sistema electrónico, analizando los procesos e infraestructuras necesarias, la adecuación del actual sistema, así como las medidas a adoptar para velar por la seguridad en el proceso de intercambio de la información.

Asimismo, se deberá analizar la inversión necesaria para la implementación del sistema electrónico verificando que se cumplan con las condiciones establecidas en el decreto 324/011, a los efectos de poder acceder a los beneficios fiscales en IRAE e IP que se otorgan por las inversiones afectadas exclusivamente al desarrollo e implementación del referido sistema.

KPMG posee los conocimientos expertos y la experiencia necesaria para analizar los posibles puntos críticos y acompañar a las empresas durante todo el proceso de implementación desde un punto de vista técnico brindando servicios de consultoría y asesoramiento tributario.

Fuente: El Observador